Inicio Personas Mujeres BARTOLINITIS, CAUSA DE RELACIONES DOLOROSAS

BARTOLINITIS, CAUSA DE RELACIONES DOLOROSAS

Las glándulas de Bartolino se ubican en los órganos genitales externos de la mujer y su función es ayudar a la lubricación vaginal durante el coito; sin embargo, hay ocasiones en que se obstruyen y generan dolor e inflamación que requieren tratamiento médico.

La vagina es un canal que forma parte del aparato reproductor femenino y está diseñada para contener al pene del hombre durante el coito; cuenta con músculos que le permiten contraerse (hacerse más pequeña y estrecha) o dilatarse (aumentar su tamaño), lo que hace que la relación sexual sea confortable y placentera, pero requiere además de la presencia de fluidos para que los movimientos sean suaves e indoloros.

Por ello, en la parte exterior de la vagina se encuentran dos tipos de glándulas, de Skene y de Bartolino, encargadas precisamente de segregar líquidos para una adecuada lubricación. El trabajo de estas estructuras inicia antes de que ocurra la cópula, y su desempeño depende en buena medida de la excitación que alcance la mujer con ayuda de su pareja.

"Sin embargo -explica el Dr. Julián Ruiz Anguas, quien es miembro de la Asociación Mexicana de Ginecología y Obstetricia-, hay ocasiones en que las glándulas de Bartolino se inflaman y dan lugar a una condición llamada bartolinitis, la cual es molesta, dolorosa y más común en quienes tienen vida sexual activa (20 a 35 años), ya que es muy raro encontrar este padecimiento en niñas o en la tercera edad".

En entrevista para saludymedicinas.com.mx, el ginecólogo señala que este problema puede ser muy incómodo, pero afortunadamente se resuelve sin complicaciones, y aún en caso de ser muy frecuente "no es indicador de otro padecimiento, no se relaciona con cáncer u otras enfermedades; hablamos de un proceso inflamatorio que sólo ocurre al interior de la glándula de Bartolino y que es completamente benigno".

Causas y manifestaciones
El Dr. Ruiz Anguas comenta que si efectuamos una división imaginaria de la parte exterior de la vagina en tres secciones, siendo la superior aquella que se encuentra más cerca al clítoris y la inferior más próxima al ano, "encontramos a las glándulas de Bartolino en el tercio medio, una a la derecha y otra a la izquierda, justo en los labios menores. Su función consiste en generar un líquido que sirve para lubricar la vagina durante la relación sexual, de consistencia similar a moco".

El especialista afirma que hay ocasiones en que el conducto por el que salen dichas secreciones sufre una obstrucción, por lo que los fluidos dejan de circular libremente y comienzan a acumularse, incluso a infectarse. Debido a esto se origina en la región un absceso (formación esferoide y dura en la que se retienen líquido y material de desecho), mismo que es el síntoma más común de bartolinitis.

Añade el facultativo: "Como sabemos, la vagina no es una zona completamente estéril, sino que es susceptible a sufrir padecimientos por las bacterias que ahí habitan y que en este caso concreto pueden generar procesos inflamatorios ante las secreciones acumuladas. La obstrucción de los canales es casual en la mayoría de los casos, de modo que aunque la bartolinitis llega a ser consecuencia de infecciones ocasionadas por microorganismos como la clamidia (responsable de vaginitis) o el gonococo (que genera la gonorrea), su aparición no es sinónimo de que se padezca alguna enfermedad de transmisión sexual."

La mujer nota la aparición de este problema cuando descubre una "bolita" o cuerpo extraño en la vagina que llega a tener un diámetro de 2 a 3 centímetros, aunque puede alcanzar dimensiones mayores, de 5 a 7 centímetros; además, se experimenta dolor al tener relaciones sexuales debido a que el pene hace contacto con la zona inflamada, e incluso puede haber molestias al caminar o sentarse cuando el caso es severo. Es raro que falte lubricación, pues la inflamación afecta sólo a una glándula, en tanto la otra funciona con normalidad.

Sin mayor complicación
La evaluación y atención a este problema corre a cargo del ginecólogo, quien emite su diagnóstico a través de preguntas que realiza a la paciente y, sobre todo, por medio de la exploración para determinar el tamaño, consistencia y ubicación del absceso.

Así, expone el Dr. Julián Ruiz Anguas, "cuando la inflamación de la glándula de Bartolino es moderada y no presenta mayores complicaciones, podemos basar el tratamiento únicamente en el uso de antibióticos y algún antiinflamatorio que haga desaparecer las molestias; se recomienda además que la mujer suspenda las relaciones sexuales durante 15 a 20 días, en lo que se restablecen los tejidos".

En cambio, cuando el tamaño alcanzado por la glándula es muy grande o la inflamación se ha presentado en ocasiones repetidas, se puede recurrir a dos técnicas:

•Abrir la zona de los labios para drenar el líquido, en ocasiones colocando pequeño conducto de plástico para que no se acumulen más fluidos.
•Efectuar una cirugía más radical, que consiste en una intervención en la que se elimina la glándula por completo (bartolinectomía).
A decir del ginecólogo, ambas cirugías son sencillas y de pronta recuperación, aunque pueden ser un poco molestas y dejar sensación de irritación debido a la zona en que se realizan. "En general, luego de 24 o 48 horas la mujer se encuentra restablecida y su pronóstico es completamente favorable".

Agrega el especialista: "Cabe decir que en cualquier bartolinitis se logra mejoría total, y en los casos leves que se alivian mediante antibióticos es probable que la inflamación nunca se vuelva a presentar e, incluso, en los casos severos que requieren cirugía, la mujer vuelve a su vida normal después de cicatrizar y sin tener repercusiones en el desarrollo de su sexualidad".

Por último, el Dr. Ruiz Anguas concluye que aunque muchos casos de bartolinitis no se pueden prevenir, es posible disminuir de algún modo su incidencia a través manteniendo adecuada higiene en la vagina y protegiéndose de las enfermedades de transmisión sexual, por lo que el uso del condón es de gran utilidad.